Hisotoria: Memorias

Topic created · 8 Posts · 1380 Views
  • Bueno, no sé, pero hoy tenía ganas de postear alguna historia mía. Es antigua, pero voy a ponerla a ver si alguien más se anima, que veo esta sección muy vacia :S Después pondré recientes ^^

    [alinear-centro]****************************************************************************************[/alinear-centro]

    [alinear-centro]Memorias[/alinear-centro]
    Recuerdo que hace mucho tiempo estas tierras eran muy poco conocidas en todo el mundo. Muchos barcos habían pasado cerca de este territorio, sin embargo nadie se aventuraba a anclar aquí. Decían que la isla a veces se veía y a veces no. Más aún, con todo ese cuento del Triángulo de las Bermudas, nadie era lo suficientemente valiente para embarcarse en tal aventura.
    Sí, recuerdo que en mi juventud era ya un reconocido integrante de las Fuerzas Armadas. Iba escalando niveles a una velocidad increíble, por lo cual siempre pensaban que tenía vínculos familiares con algún alto mando. Ja, si supieran que ni siquiera llegué a conocer a mis padres...
    Y es justamente por eso, por mi gran habilidad, que me eligieron para dirigir la gran misión que otras personas se habían negado a realizar. Dijeron que era un premio y a la vez una orden. Irónico, ¿no creen? No pude negarme, no en ese momento. Estaba tan cegado por mi ambición y por mis ansias de llegar a lo más alto, que no me detuve a pensar ni un instante en mi vida. Quería demostrarles a los demás quién era yo. Sí, el huerfanito, el humillado por no tener un hogar y un techo donde dormir, quería que vieran como yo crecía y me hacía más poderoso, mientras ellos se quedaban contentos con lo poco que tenían, pobres mediocres.
    Recuerdo que al día siguiente yo caminaba tranquilamente y rebozando de orgullo por todas las instalaciones, mientras las personas que me rodeaban volteaban y miraban hacia donde yo estaba de manera muy extraña. Llegué a pensar que en su interior, cada uno de ellos se moría de la envidia.
    Recuerdo el día en que partí de mi patria al mando de un pequeño número de soldados. El grupo no superaba las cuarenta personas y eso logró que un chispazo de duda aflorara en mi ser. La orden era clara y específica: Examinar el lugar de rincón a rincón y regresar lo antes posible. Y allí surgió la pregunta. ¿Cómo con menos de cincuenta hombres iba a inspeccionar toda una isla? ¿tan pequeña era?
    Estuvimos día tras día navegando, sin ver rastro alguno de nuestro destino. Empezaba a impacientarme.
    Recuerdo que pasado un tiempo, prácticamente nos obligaron a seguir nuestra "aventura" solos, a bordo de cinco pequeños botes. Ya la isla podía verse, pero el capitán del barco se había negado rotundamente a acercarse más, por lo que ese lugar quedó marcado como el punto de encuentro. Enseguida se fijó el tiempo que teníamos para realizar lo que nos había ordenado. Siete días era el plazo límite, la embarcación nos esperaría 24 horas.
    Apenas terminamos de acordar la hora y el lugar, ordené a todos mis soldados marchar hacia la isla. Aún tengo grabado el rostro de muchos de ellos, rostros que reflejaban desgano y rebeldía.
    Ya en nuestros pequeños transportes pude hablar con uno de mis hombres. Le pregunté a qué sector del ejército pertenecía. Sonrió y simplemente dijo "Somos libres de obedecerte o no, en lo que digas"
    Recuerdo cuando regresaba en uno de los botes medio destrozados, ensangrentado, cansado y solo, como siempre lo había estado. Esperé horas y horas a que el barco que nos había traído a este lugar me rescatara, pero nunca llegaron. Me sentí abandonado y más aislado que nunca. Y como ven, no me quedó más remedio que regresar a la isla y retar a la muerte.

    • ¿Y qué fue lo que sucedió en toda esa semana, abuelito? -- preguntó curiosamente un pequeño muchacho - ¿Tiene algo que ver con lo que le pasó a tu brazo? ¿Lo recuerdas?
    • Claro -- exclamó el anciano sura -- Pero recuerdo también que ya es muy tarde, y mañana debemos entrenar sus magias. Quiero que sean los más poderosos de este reino, que sean reconocidos en cada lugar que pisen...
    • ¿Como tú? -- preguntó otro chico.
    • No -- respondió el venerable hombre después de haberlo pensado durante un largo tiempo -- Como yo, no. -- susurró y abrazó a sus nietos, demostrando que aún en su corazón existía aquello que la vida se había negado a darle en su totalidad: el amor.
  • =D> muy buena, osea, se supone ke la isla es la isla de los 3 del metin¿?¿? o como? xD
    me ha impresionado tu vocabulario y la forma de describir la situacion :icon_eek: parece un fragmento de una novela 😄

  • se a esmerado XDD

  • Pues sí, me esmeré xD

    Aunque cada vez que lo leo encuentro fallos de redacción que duelen, duelen, duelen. Pero ni los toco porque sino termino destrozando más la historia.

    Y sep, la isla es la del metin. Es un poco para explicar el por qué la notable diferencia de los suras con los demás personajes. Aunque esto no se deja ver mucho, no importa, aún me faltarían un par de hojas más de word para dejar algo claro esto. Pero pereza power! :icon_lol:

    Intentaré hacer más ^^

  • está bien, me gusta el cambio de tesitura cuando en vez de un relato pasa a ser una historia que un anciano cuenta a sus nietos. sin quererlo te hace sentir uno de esos pequeños jóvenes que escuchan atentamente las palabras de su abuelo :icon_razz:

    de todas formas sí es verdad que hay algunos fallos, "rebozando de orgullo" sería más bien "rebosando", o "volteaban y miraban hacia donde yo estaba" estaría mejor expresado si pusieses "se volvían para mirar a donde yo estaba" o "se volvían para mirarme". Detalles nada más.
    pero ya te digo, me ha gustado.

  • Ya te digo me voi a animar yo xDDDD

  • Historia Metin2 Real. Parte I

    En la penumbra de la noche se levantó, y a las primeras llamadas del crepusculo un joven aventurero con poderes terrorificos.
    Dio una buelta por todo un territorio inexplorado donde guerreros tan vanidosos y fuertes an caido bajo el poder oscuro y an sido vencidos por los feroces minions y sus aliados biento negro. Al inspecionar el terreno econtro el unico y recondito sitio de saviduria k yacia en el teritorio ali un joven musicole dijo k se allaba en Bacra en elunico lugar seguro la aldea a la k bienen muchos guerreros a repostar y yacer su apetito y necesidades. Tras aver cumplido ls ordenes del general se dirigio a su amada aldea natal donde la influencia mavada repleta de animales y mujeres no suponian una amenaza. Desgraciadamente el camino era dudoso y ya la tierna luz del ocaso bañaba el territorio, desesperado por bolber a su aldea dio bueltas y bueltas para encontrar una via fiable de pronto encontro un grupo de personas se enfentrabana los feroces minions alzando sus espadas alzando al viento atakes magicos con la intención de curar a los amgigos k yacian en el suelo desangrados por el feroz capitan bestial tenia frente a sus narices eprod esgraciafddamente sin efecto alguno, al ver ese baño de sangre alzo el brazo y un feroz espiritu de la llama fue invocado y acudiendo a la llamada del poderoso joven dañaba al capitan bestial las feroces cargas diabolicas del capitan me marcaron el cuerpo de por vida gracias k habia un a juven chamana, una wapa mjer con poderes capaes de curar a als personas heridas, alzo amvos brazos cuando por encima de mi cabeza aparecio una bolka naranja y de repente el joven fue sanado, al ver k mi poder solo dava paa kitarle una antidad de vida infima y no dava pñara acabar con el decidi huir cuandod e repente vino otro compañero como yto tamben dominaba las ferzas magicas negras y los dos acabamos con el capitan al morir le cojimos todo su dinero asi podriamos sanar nos y comprar nuevas armas. Yo me dirigi a ese compañeroe staba claro ke ra mas podrso k yo su armadura dorada reflejava inspiracion mientras k la mia aunke era parecida era aulada y no despedia el mismo aire de gradeza... Tras vencer esta batalla hable con el feroz sura y su nombre era AsFuria incluso llegamos a ser amigos.

    Continuara...

  • me gusta, pero eske o dios, es larga xDDD

Log in to reply